LABRA - NUEVA 19,940 Km.

La Joya de la Corona.

Para nosotros, una de las cinco maravillas del mundo, si hablamos de tramos del CERA.

En esta ocasión en sentido inverso, lo que añade más interés, ya que ningún piloto de los que van a participar lo han disputado en este sentido.

El petate comienza con la decisión de como afrontar el primer rasante y a partir de ahí no hay un minuto de respiro, enlazando con una bajada que se va a ensuciar, en especial en las derechas, desembocando en el
“puente tragacoches”... todo un clásico.

Desde ese punto, una subida más deslizante que el palo de una cucaña da paso a la bajada al puente del río Zardón, con pasajes muy similares a tramos del Montecarlo. Ahí se cierra a una zona boscosa, la cual
seca peor que una chaqueta de pana en Escocia, y que nos lleva hacia el paso por “Igena” donde el asunto se revira aún más y es conveniente dar las curvas de una en una, ya que como pienses en tres más allá es
posible que des muy mal las dos anteriores.

La bajada a Riensena consta de dos partes bien diferenciadas, la primera más “fl ataun”, y la segunda más “sasar mucho”. Desde “Igena” comienza una subida en la cual, si es la primera vez que vienes, pensarás
que estás haciendo “La Tornería” al revés, subiendo al “Mazucu”, tranquilo... vas bien. La subida termina en el “Alto del Torno”, sitio ideal para sacarte un selfi e si tienes Instagram, ya que desde ahí hasta meta las cosas
se complican.

Primero una bajada en la que te vas a encontrar más suciedad que el día después de una fiesta de prau, con la diferencia de que ahí no hay el típico que madruga para “limpiar” billetes y monedas.

Y luego zapatilla hasta el fi nal de “Llamigo”, cabeza fria y pie izquierdo ligero para no terminar sin discos en una última bajada que va a hacer mucho daño.

Tramo que toda persona debe venir a ver antes de que “los del MOPU” le hagan un lifting a base de asfalto.

Mapa Interactivo